La principal vía de contagio para los gatos es a través de los mordiscos durante las peleas con otros gatos, especialmente durante el celo

A diferencia del VIH, existe una vacuna registrada en Estados Unidos para prevenir la infección del Virus de la Inmunodeficiencia Felina. Sin embargo, la vacuna no está aprobada en Europa debido a que los datos sobre su eficacia son limitados. ¿Cómo puedo evitar que mi gato se contagie por VIF?

En España alrededor de entre un 1% y 5% de los gatos podría vivir con el Virus de la Inmunodeficiencia Felina (VIF). Sin embargo, algunos estudios epidemiológicos sugieren que la prevalencia de la patología podría ser mayor (15%). El VIF, de la misma manera que el VIH en los humanos, es una enfermedad que afecta al sistema inmune de los gatos, debilitándolo progresivamente y favoreciendo la aparición de infecciones como otros virus, bacterias y parásitos.

“El Virus de la Inmunodeficiencia Felina es un virus específico de la especie y los gatos que viven con la enfermedad no pueden trasmitírsela a sus dueños”, comenta Diana Palacios, veterinaria y Practice Manager de AniCura Asturpet Hospital Veterinario. “Se trata de una enfermedad importante, pero los gatos que la padecen pueden vivir durante muchos años con los cuidado adecuados. Por tanto, no es necesaria aplicar la eutanasia en estos animales”, añade la veterinaria.

La principal vía de contagio para los gatos es a través de los mordiscos. La presencia del virus en la saliva de estos felinos es muy alta y un simple mordisco puede bastar para contraer la enfermedad. Los gatos también pueden contagiarse en espacios sociales compartidos con otros gatos mediante el acicalamiento o a través de bebederos y comederos comunes. Algunos gatos que nacen de hembras infectadas también pueden contraer la enfermedad y se desconoce si los parásitos hematófagos como las pulgas pueden diseminar la infección.

En la actualidad no existe un tratamiento que produzca la remisión del virus. En este sentido, el principal objetivo en el tratamiento de los gatos infectados se centra en el cuidado de las infecciones secundarias. ¿Existe alguna vacuna que prevenga la infección? A diferencia del VIH, existe una vacuna registrada en Estados Unidos para prevenir la infección del Virus de la Inmunodeficiencia Felina. Sin embargo, la vacuna no está aprobada en Europa debido a que los datos sobre su eficacia son limitados.

¿Cómo puedo evitar que mi gato se contagie por VIF?

  • Controla las salidas al exterior de tu gato: salir al exterior aporta grandes beneficios a nuestros felinos. Los gatos al igual que los perros disfrutan enormemente de sus incursiones en el mundo exterior. Aunque el riesgo de que  contraigan el VIF es mayor fuera de casa, no debemos restringir las salidas de nuestros gatos, pero si es recomendable controlarlas. Una buena opción, si disponemos de jardín, es aprovecharlo para que nuestro gato disfrute del exterior en un espacio más seguro.
  • Esteriliza a tus gatos, especialmente si son machos: la principal vía de contagio son los mordiscos que reciben nuestros gatos cuando se pelean con otros. La mayoría de las peleas se producen durante la época de celo y en ella suelen intervenir más los gatos que las gatas. De hecho, por este motivo, el VIF es más frecuente en machos que en hembras. Si optamos por castrar a nuestra mascota se reducirá el comportamiento agresivo de nuestro gato y sus ganas de salir a la calle. En relación con el punto anterior, la mayoría de las peleas se producen por la noche, así que si tu gato sale al exterior procura que duerma en casa.
  • En caso de introducir un nuevo compañero en casa realiza un análisis: si ya contamos con un gato en casa y queremos introducir un nuevo compañero de cuatro patas en nuestro hogar, es muy recomendable llevar a cabo un análisis para comprobar su estado respecto al VIF. Debemos de tomar especialmente precauciones, si decidimos adoptar a un gato directamente de la calle y realizar las analíticas adecuadas.
  • Utiliza un comedero y bebedero para cada gato: la carga vírica del virus en la saliva es muy elevada. Es recomendable que, en caso de que tengamos varios gatos, cada uno de ellos cuente con su propio comedero y bebedero para evitar el contagio de todos los miembros de la colonia.

“Un gato con el Virus de la Inmunodeficiencia Felina no tiene por qué ser un animal débil, con poca energía o a punto de fallecer. Es un gato con una deficiencia en el sistema inmune y hasta etapas finales de la enfermedad puede vivir con una buena calidad de vida. De hecho, la mayoría de los gatos que tienen VIF fallecen a consecuencia de otras patologías”, añade Diana Palacios

Diana Palacios, veterinaria de AniCura Asturpet Hospital Veterinario

Fuente: AniCura, clínicas y hospitales veterinarios especializados en animales de compañía.


Ver publicación original en www.elmundodelgato.com

mood_bad
  • Aún no hay comentarios
  • Agregar un comentario

    Tal vez quieras leer: