Jon Patel y su esposa Kayla no estaban del todo convencidos de querer un perro. Pero un día, Jon fue a un refugio local en Jackson, Tennessee (Estados Unidos) para echar un vistazo. Pero, una joven perrita de raza pitbull, no ladraba ni saltaba, e inmediatamente captó la atención de Jon.

Jon dijo a The Dodo:

«Había un montón de pitbulls y gatos allí, y los perros ladraban y saltaban sobre las jaulas».

Pitbull de un refugio extiende su pata pidiendo ayuda

Ellie en el refugio
Jon y Kayla Patel

Jon dijo:

«Ella estaba allí sentada muy tranquilamente mientras los otros perros ladraban. Así que fui a su jaula, y sacó su pequeña pata, y cuando extendí mi mano, sacó su pequeña pata a través de la jaula, y la agarré. Después de eso, llamé a Kayla y le dije: ‘Tenemos que tener este perro’».

Perro extiende su mano
Jon y Kayla Patel

La familia supo que el dueño anterior de la pitbull la había abandonado en el refugio, alegando que ella ya no era «adorable».

Jon dijo:

«Una vez que dejó de ser un cachorro, simplemente la abandonaron allí. Mucha gente los atrapa [pit bulls] cuando son cachorros porque piensan que son tiernos, y cuando crecen, simplemente los abandonan, y eso es lo que le sucedió a ella».

Ellie
Jon y Kayla Patel

Kayla dijo:

«Hasta el día de hoy, no entiendo por qué alguien la abandonaría, porque es muy dulce y cariñosa. Nunca ha conocido a una persona o una pelota de tenis que no ame de inmediato».

A la perrita la llamaron Ellie, y fue rescatada el mismo día que Jon visitó el refugio, pero tuvo que convencerlos para que la tuvieran hasta el lunes siguiente, que fue el día en que más pronto pudo recogerla.

Ellie en su nueva casa
Jon y Kayla Patel

Jon dijo:

«Dijeron que si no veníamos el lunes, tendrían que sacrificarla. Solo tiene un año, y si la sacrificaban, habría sido una vida perdida».

La familia cumplió su palabra. El lunes, Jon recogió a Ellie del refugio y la llevó a su casa, y Ellie no podía creer su suerte.

Jon
Jon y Kayla Patel

Jon dijo:

«Tan pronto como la llevé a la puerta, ella estaba corriendo por todo el departamento, saltando en la cama, saltando en el sofá».

Después de superar su entusiasmo inicial, Ellie comenzó a relajarse en su nueva vida con su nueva familia.

Jon añadió:

«Le dimos un baño esa noche. Ella simplemente se acostó en la bañera con el agua encendida. Fue realmente gracioso».

Jon y Ellie
Jon y Kayla Patel

Ellie adora dormir, jugar con pelotas de tenis y seguir a sus nuevos padres a donde sea que vayan.

Kayla dijo:

«Ella no te deja fuera de su vista, nunca. Incluso si te vas de la habitación… ella viene detrás de ti porque quiere vigilarte. Creo que ella nos ama y quiere estar cerca de nosotros todo el tiempo».

Kayla
Jon y Kayla Patel

Los únicos desafíos que han tenido con Ellie son las reacciones negativas de la gente hacia ella.

Kayla dijo:

«La gente ha cruzado la calle para evitar caminar cerca de ella porque es una pit bull. También recibimos muchas miradas de soslayo y gente que murmura sobre ella. Pero ella literalmente persigue mariposas todo el día. Ella no va a lastimar a nadie».

Kayla y Ellie
Jon y Kayla Patel

Aunque la familia no había planeado adoptar un perro cuando Jon visitó el refugio por primera vez, no pueden imaginar sus vidas sin Ellie.

Kayla añadió:

«Al principio estaba un poco preocupada por llevar un perro a casa, pero ahora que está aquí… la familia no estaría completa sin ella».





Ver publicación original

mood_bad
  • Aún no hay comentarios
  • Agregar un comentario

    Tal vez quieras leer: