Hay muchas personas de buen corazón que suelen ayudar a los animales necesitados, pero el dueño de un restaurante ubicado en Perú, fue más allá a la hora de ayudar a los perritos sin hogar.

Hace cinco años, algo inesperado sucedió en el restaurante de Gerardo Ortiz, llamado Ajilalo, se trataba de una visita de un cliente un poco inusual. Un perrito que deambulaba por las calles se detuvo en la entrada del restaurante con una mirada que demostraba que tenía mucha hambre.

Dueño de restaurante da comida a perritos sin hogar

Dueño de restaurante bondadoso
Facebook/ Restaurante-Ajilalo

El hombre fácilmente podía haber rechazado y espantado al perro, pero en vez de eso, Gerardo le ofreció una rica comida hecha especialmente para él. Desde ese día, comenzó una noble tradición que se mantiene hasta el día de hoy, sin importar lo que pase, el perrito se encarga de cumplir.

Perrito visitante
Facebook/ Restaurante-Ajilalo

Todas las noches, a partir de ese día, el perro sin hogar y hambriento, visita el restaurante de Gerardo para obtener su comida gratis.

No pasó mucho tiempo sin que se corriera la voz de la generosidad de Gerardo entre toda la comunidad local de perritos sin hogar. Por lo que empezaron a llegar más perros acompañando al primer visitante, y como era de esperarse, el hombre les dio la bienvenida a todos.

Dueño de restaurante
Facebook/ Restaurante-Ajilalo

En el presente, muchos perros necesitados llegan hasta la puerta del restaurante de Gerardo, algunos son clientes habituales y otros son nuevos visitantes. Pero todos tienen algo en común, y es poder calmar el hambre a través de la rica comida que el hombre de buen corazón les brinda.

Perrito cliente
Facebook/ Restaurante-Ajilalo

Por lo general, cuando Gerardo trabaja en la parrilla, puede observar cuando se acerca un perro y se posa al frente de su local. Siempre están mirando con una dulce carita, esperando de manera cortés que el rumor de la comida gratis en el restaurante, sea cierto.

Perro esperando
Facebook/ Restaurante-Ajilalo

En realidad, Gerardo se encarga de que cada visitante reciba su buena porción de comida, y por lo menos, continúen con sus barrigas llenas.

Perrito esperando
Facebook/ Restaurante-Ajilalo

Gerardo le dijo a The Dodo:

«Para mí, son los mejores clientes».

Afortunadamente, sus clientes humanos no ven el noble gesto con malos ojos; por el contrario, se inspiran y llevan comida para los perritos.

Perrito esperando comida
Facebook/ Restaurante-Ajilalo

Gerardo agregó:

«Nuestros clientes reaccionan bien con los perros y hasta son cariñosos con ellos».

Sin duda, la dulce rutina de Gerardo de alimentar a todos los perros sin hogar que lo visitan, hace más que calmar su hambre.

Dueño de restaurante
Facebook/ Restaurante-Ajilalo

Pues en realidad, ellos se sienten importantes y saben que el hombre siempre estará dispuesto a calmar una de las necesidades de su difícil vida.

Perro comiendo
Facebook/ Restaurante-Ajilalo

Gerardo comentó:

«No nos pagan con dinero, pero nos pagan con su alegría y meneando la cola. Están muy agradecidos y disfrutamos más dando que recibiendo. Desde que era niño, he amado a los animales. Mi madre siempre nos enseñó a ayudar a los demás, tanto a las personas como a los animales. Ella es mi inspiración».

Perrito agradecido
Facebook/ Restaurante-Ajilalo

Gerardo nos enseña que solo falta un noble gesto para poder cambiar la vida de un animal. Esperamos que su bonita labor sea retribuida.





Ver publicación original

mood_bad
  • Aún no hay comentarios
  • Agregar un comentario

    Tal vez quieras leer: